martes, 16 de junio de 2015

RITUALES DE LIBACIÓN


Al contemplar al jinete, los Atlantes Blancos dejaron de pasearse con las ánforas llenas de vino tinto para dar comienzo con los rituales de libación, momentos en los que empezaron a derramar el morapio a chorros, tiñendo de rojo sus bocas y sus ropajes, así como el musculoso cuello del engalanado caballo Mensajero y, por ende, el pedregoso suelo que pisaban sus metálicas pezuñas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario